Urge Jorge Aristóteles a los priistas, despertar al gigante que es el partido

Ramiro Hernández García y Verónica Flores Pérez, fueron electos presidente y secretaria general del Comité Directivo Estatal del Partido Revolucionario Institucional, en la sesión del Consejo Político en la que Jorge Aristóteles Sandoval Díaz se despidió de la militancia en su calidad de gobernador Constitucional y luego puntualizó que ya no queremos a quienes sólo vienen a ver qué sacan y se van; es necesario despetar al gigante que es el PRI, porque será la única manera de estar en condiciones de competir en 2021.

En la sesión extraordinaria para la elección de la dirigencia, Ramiro Hernández destacó que su partido le ha dado mucho a lo largo de su carrera política y ahora le toca regresar el apoyo a las nuevas generaciones, a las que ofreció impulsar y luego puntualizó que vine una dura jornada para reorganizar al PRI. Afortunadamente aquellos a los que los movía la ambición y el poder, ya se fueron, ahora debemos vigilar que todas las promesas del próximo gobierno se hagan realidad en el combate a quienes hayan malversado recursos públicos y no sea sólo un discurso demagógico porque reclutaron a los corruptos.

También solicitó a los diputados locales que coordina Mariana Fernández, cambien la ley y que los partidos politicos decidan quién o quienes deben ocupar en cualquier momento, las diputaciones plurinominales; que sean espacios del partido y no personales.

La sesión del Consejo Político Estatal era exlclusivamente para elegir a la dirigencia partidista y ahí, el secretario general del CEN del PRI, Arturo Zamora Jiménez, señaló que de ninguna manera se permitirá que el nuevo gobierno del país, dé “un salto irresponsable hacia la inestabilidad, el autoritarismo y la exclusión”, por lo que estarán vigilantes del actuar de las autoridades en turno y pugnarán por el respeto y fortalecimiento de las instituciones.

La Comisión de Procesos Internos que preside Gustavo Íñiguez, dio cuenta de las etapas del proceso de elección de la dirigencia, presentando al final, el dictamen que declaraba a Ramiro Hernández y Verónica Flores, como la nueva dirigencia partidista, al ser la única planilla registrada, lo que avalaron los consejeros reunidos en las instalaciones del PRI Jalisco, para posteriormente, Arturo Zamora en su calidad de secretario general del CEN del partido, les tomara protesta.

Hernández García agradeció a la militancia la candidatura de unidad que en este momento fortalece de manera importante al partido, porque el tiempo por venir es duro, habrá que recomponer el partido, atender a la militancia, a los liderazgos y juntos levantar al partido que es el más importante de éste país.

Recordó que “en varios momentos relevantes de mi vida he recorrido este edificio. Aquí he vivido experiencias inolvidables, triunfos, derrotas dolorosas, pero también aquí he celebrado triunfos electorales que se alcanzaron cuando nadie creía que se podían lograr” y que su inclusion al PRI fue “con la clara convicción de que es la política el instrumento fundamental de nuestra sociedad para transformar la historia y la calidad de vida de la gente”.

Dice el dirigente priista que tiene más historia que futuro y por ello, he decidido poner toda mi experiencia, mi disposición y mi pasión por la política, al servicio de nuestro partido. He decidido empeñar trabajo, visión y prestigio en el compromiso de restablecer el tejido interno de nuestra organización para que logremos ser competitivos en lo electoral, crear condiciones que le permitan a las nuevas generaciones recuperar los espacios que perdimos”.

Hay a quienes en la adversidad les da miedo, se rinden y traicionan, pero “a nosotros nos da fortaleza y convicción para salir a luchar por superarla”, pero también hay quienes “por ambición o por protección creen que cambiando de partido van a tener oportunidad o ganar impunidad. Vamos a ver si los principios de no mentir, no robar y no traicionar son de a de veras y los hacen efectivos o se vuelven demagogia cuando reclutan a traidores y corruptos” los que están próximos a gobernar.

Y “a quienes han renunciado o nos han traicionado les decimos vamos a desahogar los procesos que están en marcha para que a la brevedad se establezcan las sanciones respectivas”.

Finalmente, Ramiro Hernández comentó que las derrotas nos han dejado una gran enseñanza de que era necesaria para luchar por un futuro exitoso ya que se convierten en una gran oportunidad por lo que “el PRI en Jalisco recuperará espacios más temprano de lo esperado porque somos una organización política que, a diferencia de otras, no depende de liderazgos mesiánicos, ni su oferta política está basada en resentimientos y ambiciones de grupo o personales. Los priistas somos mucho más que eso”.

Y a las mujeres “les decimos vamos a hacer un trabajo serio para dignificar la política donde prevalezca el respeto y el reconocimiento a la capacidad, a la vocación y mérito de servir “ y a los jóvenes, “el compromiso no sólo de cumplir estatutariamente sino de impulsar programas, acciones y procedimientos que hagan del PRI un espacio atractivo para su participación y realización de sus aspiraciones políticas, porque “necesitamos estar todos juntos” y “tener la madurez de anteponer el interés personal al bienestar del partido”.

En su turno, el secretario general del Comité Ejecutivo Nacional del PRI, Arturo Zamora Jiménez puntualizó que concluyó “un periodo de grandes transformaciones para México, una etapa en la que los mexicanos logramos consolidar muchas de las instituciones que garantizan el respeto a las libertades y derechos de los mexicanos, en la que nuestra democracia se ha afianzado garantizando sucesiones pacíficas del poder”.

Lo que sigue es un gran reto para México, pues debe seguir fortaleciendo la democracia y garantizar que en los próximos años se avance en la solución de los grandes problemas que enfrenta el país y en Jalisco, la elección de la nueva dirigencia es una garantía de eficiencia y trabajo, a quien ahora corresponde construir una ruta que pemita compromisos sólidos con los ciudadanos, de quienes debemos abanderar sus causas.

Desafortunadamente, “ayer fuimos testigos de graves omisiones en la visión del desarrollo del país del gobierno entrante”, en donde el nuevo gobierno no consideró importante hablar, en su arranque, de la división de poderes y la autonomía del Poder Judicial, el federalismo, la soberanía de los estados y la autonomía de los municipios, "como si no existieran”, por lo que es necesario no perder de vista la necesidad de defender el orden Constitucional, de exigir el respeto al Pacto Federal y consolidar las instituciones que tenemos.

La única vía para México y para Jalisco es la unidad, no la confrontación, ni la division, es el momento de reconciliar, de trabajar con honestidad, con inclusión, cercanos a los ciudadanos, con total transparencia y buscando la innovación en las formas de vincularnos con la gente y abanderar las causas de la seguridad; la libertad, el respeto a los derechos humanos, la defensa de nuestras instituciones, estabilidad y el desarrollo económico, así como la eliminación de las desigualdades y el bienestar de las familias mexicanas.

La causa del PRI es la justicia social y por ello la ruta será siempre “apoyar lo que sea bueno para México y rechazar contundentemente lo que atente contra los mexicanos”, porque México no merece simulaciones ni engaños.

La sesión fue clausurada por el gobernador Jorge Aristóteles Sandoval Díaz, quien se despidió de los priista, a quienes agradeció el apoyo. Reclalcó que daba la cara, porque ni se enconderá ni se va de Jalisco.

Habló del partido y dijo que atraviesa un momento complejo, el más difícil de su historia pero a pesar las insidias y la lucha de algunos por defender sus intereses sectarios, el partido está firme y unido y lo demostró al elegir y hacerlo bien, a sus dirigentes.

Pero muchos le fallaron al partido y a Jalisco y deberán de cuentas en su momento, aunque quienes se fueron lo hicieron sin poder dar la cara y él, el gobernador, “en donde quiera que esté los podré ver a la cara y ellos jamás me podrán ver a la cara con dignidad”, pero ya se fueron y qué bueno, porque ese es el PRI que nadie quiere, el de aquellos que vienen a ver qué sacan y se van, porque no tienen ideales, ni firmeza e idelología.

Pidió que el priismo se vaya a La calle a buscar a su gente, a militantes y simpatizantes que en las peores condiciones, votaron por un partido al que le dieron más de 640 mil votos y si bien en Jalisco se hicieron las cosas de manera diferente, en donde se emprendieron luchas que nadie había dado, no se pierde de vista que decisiones ajenas dañaron la imagen que afectaron los resultados electorales.

Pero aquí se hicieron cosas diferentes, señalamos la corrupción, se eliminó el fuero y se disminuyeron los recursos para los partidos, porque siempre “estuvimos del lado de la gente”, pero ahora hay que levantar al gigante que es el PRI, debemos hacerlo caminar, trabajar para que el próximo proceso electoral, tenga las mayors oportunidades posibles.

Hizo alusión a los ausentes en el Consejo Político, destacando que quienes más peleaban posiciones en el proceso electoral, era los que menos posibilidades tenían, quienes pedían una candidatura pero la querían plurinominal, y a esos no los veía en la sesión cuando antes gritaban lo que decían merecer pero llegaban solos a las reuniones.

Ahora, los espacios electorales serán para quienes puedan. Quién levanter la mano deberá demostrar que trae con qué competir y ganar y a esos hay que atenderlos o no habrá triunfos.

Finalmente pidió hacer del PRI un partido de causas y todos deben abrazarlas para poder impulsarlas y sacarlas adelante y se apuntó para ocupar la última fila del partido porque dice, “ya me tocó, ahora me voy para atrás y empujar a los que les toca”.