Homenaje a cinco distinguidos priistas

2390A6BD-B3DF-4815-9190-DB4CF0EF5BE1

El Partido Revolucionario Institucional de Jalisco, hizo un homenaje a cinco destacado milit antes que este año murieron y a quienes reconocieron valores como lealtad a su instituto político, honestidad, compromiso social, inteligencia y congruencia política.

El evento fue encabezado por el presidente Ramiro Hernández García, quien destacó que en la historia del PRI ha sido capaz de forjar hombres de grandes valores como los homenajeados y con una entrega social a las causas partidistas, pero también instituciones sólidas que han forjado a un país y a un Estado de la mano de priistas distinguidos, quienes se entregaron al servicio de los demás.

A lo largo del evento, Enrique Dau hizo un recuento breve de los homenajeados y posteriormente se hicieron remembranzas de los ahora desaparecidos, mientras Lilith Yazmín Mendoza, soprano jaliscienses, llenó de música el auditorio Plutarco Elías Calles.

Antonio Álvarez Esparza, el dirigente de la CROC Jalisco, fue el encargado de hablar de Porfirio Cortés Silva, un croquista al que definió con una frase, daba siempre más de lo que recibía e hizo un recuento de sus actividades sindicales y políticas, pero como priista tuvo siempre un compromiso con la sociedad y con las causas de su partido.

Alfredo García Muñiz habló de Don Gabriel Covarrubias Ibarra, quien hizo un recuento de sus actividades empresariales como estar al frente de Casa Madero en Jalisco, pero también de su trabajo político y social, festejando 450 años de Guadalajara cuando le tocó ser alcalde y auxiliando a la población por los lamentables acontecimientos del 22 de abril de 1992 y siempre, dijo, eficiente, honesto y ejemplar.

Javier Marconi Montero hizo lo propio con Juan José Bañuelos Guardado. Recordó su vida política y desde luego, el llamado debate histórico que tuviera en la tribuna del Congreso de Jalisco con Jesús González Gortázar, por la propuesta de llevar al muro parlamentario en letras doradas, el nombre de los hermanos Flores Magón.

A Fernando Reyes le correspondió dar una pequeña semblanza de Salvador Rizo Ayala, político zapopano de una pieza, militante priista y del sector campesino, quien tuvo una intensa actividad política por todo el país, apoyando siempre las causas de un partido al que le entregó su trabajo y el que nunca vio como un conducto para sólo encontrar chamba, como otros.

Cerró el gobernador Jorge Aristóteles Sandoval Díaz, hablando de Juan García de Quevedo, una de las mejores mentes del priismo, quien aportó en la construcción de ideología y causas a favor de la gente;siempre pensaba en qué debería ajustarse, cambiarse o modernizarse para que los jaliscienses tuvieran un mejor nivel de vida porque lo caracterizó, sin duda, su cercanía a la gente.

Siempre estuvo dispuesto a compartir el conocimiento y el gobernador dijo ser uno de esos privilegiados a los que García de Quevedo siempre empujó a base de consejos y retos, pero nunca perdiendo el objetivo fundamental que lo movía, la justicia social.

En la ceremonia que recordó a los cinco priistas, estuvieron amigos y familiares de quienes ya no están con nosotros.

3E7688E2-CB84-444C-922E-55138B4530BB

 

1D49BA21-2E96-4D3C-9EF2-AF9FC1F47B3F