Discurso - Toma de Protesta LXII Legislatura "Mariana Fernández"

mariana

Discurso -  Toma de Protesta LXII Legislatura "Mariana Fernández"

Dar comienzo a los trabajos de esta Sexagésima segunda legislatura me llena de orgullo. En la bancada del PRI llegamos con una encomienda muy especial, la de regresar a nuestro partido el lugar que le corresponde: hablar por la gente, defender los intereses de las personas por encima de la de los poderosos.

 

Con su voto, los jaliscienses expresaron mucho más que su voluntad de cambiar al partido en el poder. 

 

2018 se deberá recordar como el año en que las personas asumieron su poder, participaron y dejaron en claro, a toda la clase política que nunca más se podrán tomar las decisiones de espaldas a la sociedad civil. 

 

Desde el PRI, como debió ser siempre, estaremos escuchando la voluntad de los jaliscienses, cumpliendo nuestra encomienda de representarlos en el  Congreso.

 

Aunque somos pocos seremos leales a la sociedad, responsables para impulsar los cambios que urgen en nuestro Estado. 

 

Pero también combativos para defender los intereses colectivos, los de los más vulnerables, los que se sienten abandonados. 

 

Estoy convencida de que, si Jalisco ha sido líder en generación de empleos, innovación, transparencia, e inversión extranjera, no ha sido a causa de un solo líder, sino al despertar activo de nuestra sociedad.

 

Si hoy Jalisco es mejor que hace 6 o 12 o 18 años, es por el gran empuje de las personas que día con día se parten el alma para dar lo mejor a sus familias. 

 

Y que, a pesar de todo su esfuerzo, encuentran todavía en las instituciones más barreras que esperanzas.

 

Es cierto, en el sexenio que termina dimos pasos importantes, pasamos de ser una fábrica de pobres, a colocarnos como el estado del país con mejores condiciones para superar la pobreza.  

 

Pero no podemos ser complacientes: NO HA SIDO SUFICIENTE. La realidad es que aún faltan muchas oportunidades en la sierra Wixárica, así como en muchos lugares de nuestro Estado. 

 

No podemos ocultar la inseguridad que nos violenta a diario, esa sigue ahí y no va a cambiar sino damos un vuelco en la forma de hacer gobierno.

 

Ese ha sido el mensaje que nos han dejado en la última elección, ese es el aprendizaje: si no transformamos de tajo, la relación entre la sociedad y los órganos de gobierno. Si no estamos dispuestos a construir con la sociedad; entonces jamás podremos alcanzar aquello que nos pide y que resume los anhelos de la mayoría de nosotros: que es piso parejo, oportunidades equitativas, igualdad para todas las personas. La corrupción es una parte importante de este problema: mientras no actuemos con fuerza y decisión para erradicarla, mientras dejemos la voluntad de lucha sólo impresa en el papel y en la creación de organismos sin poder, ni herramientas para hacerse valer, la sociedad seguirá justamente inconforme.

 

Lo hemos dicho ya varias veces, nuestro Sistema de Justicia, en su totalidad, necesita una buena sacudida. 

 

Este es el principal reto para nuestra legislatura, así como para nuestro próximo gobernador, Enrique Alfaro. 

 

Debemos acabar de una vez por todas con la tentación de imponer la voluntad de la autoridad, de hacer valer los falsos privilegios que rodean al poder institucional. Que la selección de quienes vigilan el cumplimiento de la ley deje de verse como una cuota política y las plazas sean concedidas bajo el principio de la evaluación: por capacidades, no por compadrazgo ni acuerdo político. 

 

Que lleguen a impartir justicia los más capaces, los más autónomos y sobre todo que sean honestos, porque hay que decirlo claro, muy pero muy pocos jaliscienses tienen acceso a la justicia.

 

Y aquí quiero aprovechar mi condición de mujer para llamar a todas mis compañeras diputadas a unir fuerzas para algo que también es importante si de igualdad y justicia hablamos: CONTRUYAMOS JUNTAS UNA BANCADA DE MUJERES, PLURAL Y LIBRE DE PARTIDISMOS, PARA DEFENDER LOS DERECHOS QUE NOS PERTENECEN A TODAS LAS JALISCIENSES.

 

De vivir una vida libre de violencia, con las mismas oportunidades que han tenido ellos, de generar condiciones de igualdad, pero hagámoslo desde lo institucional y no sólo como una expresión de buena voluntad.

 

Esa es la agenda legislativa que viene a defender el PRI, porque esa es la lucha social que motivó la fundación de este partido. 

 

Ese es el llamado que vengo a hacer a todos ustedes diputados y diputadas: CONSTRUYAMOS CON Y PARA LAS PERSONAS, CONSTRUYAMOS JUNTOS.

 

SEAMOS UNA SOLA VOZ, QUE RESUENE MÁS ALLÁ DE ESTAS PAREDES Y QUE DEFIENDA EN COLECTIVO LA IGUALDAD PARA TODAS LAS PERSONAS. 

CONSTRUYAMOS JUNTOS EL JALISCO QUE SOÑAMOS.

¡GRACIAS!