En Jalisco, el gobierno no prende

“Este es un gobierno que todavía no prende” y es que “están más preocupados por generar un calificativo a la administración que por generar una respuesta a los problemas que vive la población”, dice Ramiro Hernández García, presidente del PRI Jalisco, para quien los “emecistas” viven en la contradicción, pues a nivel nacional luchan contra la Guardia Nacional y piden soldados y marinos para cuidar Jalisco, amén de nombrar un militar en el área de seguridad.

Sin duda el problema más serio que vive el país y Jalisco es la seguridad y más allá de las cifras que puedan ser altas o bajas, hay una percepción latente de inseguridad, producto de la acumulación de sucesos delictivos y eso se convierte en insatisfacción e inconformidad crecientes, por eso en lugar de que se preocupen por las cifras, que atiendan el problema.

Dice el dirigente del Partido Revolucionario Institucional en el Estado, PRI Jalisco, que la principal preocupación de todos es la inseguridad y si ahora los ciudadanos ven en los soldados y marinos un símbolo de tranquilidad, pues entonces hay que cerrar filas y trabajar en cómo atender el reclamo, darle prioridad a lo que lastima a la gente y dejar de lado rencores y diferencias personales entre los responsables de los gobiernos federal y estatal.

Se refirió al proceso de “refundación” que abandera el gobierno en turno y dice que no conoce la propuesta completa de esta acción pero no es relevante, porque no se sabe pueda generar mejores condiciones para el desarrollo de Jalisco, hasta ahora, pero lo cierto es que nuestro Estado está muy lejos de requerir ese proceso, pues es un líder nacional que reclama eficiencia y trabajo, sobre todo justicia.

Querer trascender con una “4ta transformación” o una “refundación”, es perder el tiempo y se refirió a la urgente necesidad de terminar la línea tres del tren ligero, detenida por caprichos, destacando que debería el presidente Manuel López Obrador, hacer una consulta pública en Jalisco (ahora que está preocupado porque sea la opinión de los ciudadanos la que decida el destino de los recursos públicos), para preguntar si se termina o no la obra, eso sí “sería muy útil”.

Lo cierto es que estamos viviendo las consecuencias de dos estilos de gobierno que tienen en común un gran afán protagónico que los lleva a la confrontación. Pero “tampoco compartimos la idea del centralismo, que se someta a los gobiernos locales y estatales, es parte de un pasado que no debe regresar ni en el presente ni en el futuro”.

 

 

VIDEOS

Loading radio ...